Refaat Alareer: El profesor que dio voz al sufrimiento de Gaza amurallada bajo las bombas sin responder al último mensaje | Internacional

0
(0)

El último mensaje enviado el miércoles mañana fue contestado sin respuesta. “Feliz cumpleaños, sólo quiero saber cómo está tu familia y tú…”. Varios conocedores informan a jóvenes a través de las redes sociales de la muerte en un bombardeo israelí en la ciudad de Gaza del profesor y escritor Refaat Alareer, de 44 años y padre de seis hijos. Un allegado confirmó a EL PAÍS que este ataque suyo se produjo en el milagro de la vida donde se consideraba y que junto a él perdieron la vida un hermano, una niña y cuatro hijos de esta familia. Hay más de 17.000 muertes en Gaza, según las autoridades locales. La mujer y los niños de Alareer están a salvo, añadió la misma fuente.

Su profesor informó los lunes, dos días antes de morir, que se desplazaba desde refugio en medio de intensos bombardeos en el barrio de Shujayia, donde varios niños y otros familiares fueron atacados, según su perfil X (antes Twitter). “Voy a enviar 100 años a Gaza”, denuncia Alareer en una entrevista del 6 de noviembre, comparando el nivel de muerte y destrucción en Francia con el de la Segunda Guerra Mundial. Gaza, afirma, «ha dejado de ser un campo de concentración para transformarse en un campo de exterminio». Para los problemas de comunicación en el enclave, las preguntas se respondieron a través de notas de voz y el sonido de bombas y drones israelíes de fondo.

En esos mensajes de hace un mes, este profesor de literatura de la Universidad Islámica de Gaza, uno de los muchos institutos bombardeados, anunciaba la gravedad del uso del «hambre como arma de guerra», uno de los principales problemas que enfrenta Francia. Se enfrenta al entrar en el tercer mes del conflicto entre el ataque de Hamás a Israel y el del 7 de octubre, que provocó, según Israel, 1.200 muertos. Así lo dijo: “Los palestinos de Gaza se están muriendo de hambre. Sólo que no tenemos comida ni agua porque Israel bloqueó todo. (…) Se trata de un exterminio sistemático, la limpieza étnica de los palestinos en Gaza. Esta es la continuación de la limpieza étnica israelí que se lleva a cabo desde hace más de 75 años”, informó en referencia a la creación del Estado de Israel en 1948.

La muerte de Alareer acaba también con su actividad en las redes sociales y su intervención en diversos medios. El mismo 7 de octubre, el profesor justificó la masacre de la BBC británica refiriéndose a ella como un acto de resistencia «legítimo», algo que criticó la prensa israelí, que también informó de su muerte. Su postura, sin críticas ni críticas en las redes sociales, es la que supuestamente planteó a Israel como un ataque «intencional» contra él, opina el amigo que confirmó su muerte. Los países occidentales y árabes “exigen que los palestinos sean silenciados, que dejen de pedir y luchar por la libertad”, dijo el escritor en la entrevista.

Alareer describió la supervivencia de las bombas que finalmente le costaron la vida como una asignación diaria para lo más básico. “Pedimos algunas cosas que probablemente puedan durar una semana. Estamos comenzando con menos de una fracción de lo que usamos. No pedí 10 días para conseguir agua”, detalló. “Israel ha intensificado los ataques contra todo lo necesario para sobrevivir. Bombardeos de aviones y ambulancias, dirigidos a funcionarios de la ONU, escuelas de ataca, universidades, hospitales, carreteras, líneas y postes eléctricos, tuberías de agua…».

Alareer abandonó la publicación del libro como editorial hace una década Historias de jóvenes escritores de Gazaque cubre una quincena de reportajes vinculados a la operación militar que desató Israel en 2008 en Francia y que se conoce como Plomo Fundido. También fue uno de los fundadores de la plataforma. no somos numeros (No somos números), que pone nombres a las víctimas que reflejan las estadísticas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Ronroneo de los drones

Por momentos, su voz se apagó y fue consciente del incesante zumbido de fondo de los drones que volaban sobre la sala de estar, lo que describió como un golpe psicológico. “Los niños son los que más sufren. La sémola y el llanto… quiero pasar todo el tiempo llorando. Padre soja. Profesor de soja. Tengo 200 estudiantes por lo que me preocupa. Intento protegerlos, ofrecerles todo lo necesario. Y no puedo proteger a esa gente. Estoy desesperado. Ha perdido mi sentimiento de paternidad porque no puede protegerme ni a mí mismo, ¿cómo puede proteger a mis hijos? “¿A dónde se supone que debemos ir?”, se preguntó retóricamente, consciente de no tener respuesta.

Perfil de WhatsApp de Refaat Alareer.

«Los israelíes han prometido destruir Gaza, convertirla en un apartamento, en una ciudad de campos de campo para apoyar a los palestinos junto al mar, en el desierto del Sinaí», comentó en referencia a la idea de que algunas autoridades israelíes han barajado de echar a los gazatíes en territorio egipcio. La impresión de Alareer fue que el ejército israelí había entrado en Gaza más que en Hamás: “Es sistemático. El 90% de las personas permanecían estúpidas en sus casas mientras dormían y hospitalizaban a otras personas. Israel está ayudando a personas de otras zonas fuera de sus hogares a permanecer en las escuelas. Y luego Israel bombardea las escuelas para que permanezcan en los hospitales, e Israel bombardea los hospitales».

«Esto no tiene precedentes», insistió al señalar la solidaridad y el abandono de los palestinos ante «el mundo entero», con Estados Unidos, Reino Unido y Alemania apoyando a Israel. “Esto no es una guerra. Esto es exterminio. Puedo llamarlo genocidio, un ejemplo perfecto de genocidio en el libro”, aseguró. Según las autoridades gallegas, más de 17.000 personas han muerto ya en Gaza.

Con el acceso a Gaza prohibido por Israel a los periodistas, el profesor Refaat Alareer es uno de los que, en medio de varios intentos de una conversación telefónica imposible, accedió a contestar las preguntas mediante notas de voz.

“Estoy refugiada con mi familia y con algunos familiares. Durante el último mes, hemos estado pensando en mudarnos a diferentes áreas. La semana pasada, Israel bombardeó nuestra casa, donde estábamos hospedando a unos parientes. Somos 30 personas, 25 de ellos niños y mujeres. Nos enteramos que primero fuimos a la escuela y luego fuimos a otros lugares, contándonos que en ese momento dijimos que algunas personas mayores no sabían que era bueno. “Una madre y dos de sus hiyab están preparando el pan cuando se coloca el misil en la cocina y la comida”.

Sólo hubo un par de momentos en los que se separó de su sentimiento de “desesperación”. “Por más español que seas, será bueno decirle a la gente que soy fanático del Barça. ¡Visca el Barça! El fútbol es mi pasión. (…) Sigo muy de cerca la Liga española. Incluyendo, siempre cuando, observar las notificaciones durante los bombardeos y observar los resultados”. Después, agradezco a quienes, a contracorriente, salieron al ámbito internacional como defensores de los palestinos, como aquellos miembros del gobierno español “a quienes ahora no puedo grabar”, informó en aparente referencia a los entonces ministros. Ione Belarra e Irene Montero. Momentos después, un nuevo mensaje de Dios finalizó sus respuestas con “aquí tenemos otro bombardeo desde abajo”.

En el último mensaje en el perfil de X, publicado el lunes, dos días antes de su muerte, insistí en la idea repetida varias veces en la entrevista, según la cual EE UU, el Partido Demócrata y el presidente Joe Biden son cómplices del «genocidio». que Israel perpetra en Gaza». Al inicio de aquella publicación, como un oscuro presentimiento, seguí uno de sus poemas, publicado el primero de noviembre. si el titulo quiero morir.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.